domingo, 17 de febrero de 2013

Pasta con coliflor

Pasta con coliflor

Pues sí, otra vez coliflor... Como nos había sobrado coliflor de nuestra última receta “Crema de coliflor con puerros”, y no nos gusta desperdiciar la comida, decidimos aprovecharla en este plato de pasta con coliflor al que del dimos un estupendo toque picante con guindillas cayenas.
Hemos utilizado pajaritas, que eran las que teníamos en casa, pero vosotros podéis utilizar cualquier otro tipo de pasta: macarrones, plumas, hélices… la variedad que hay en el mercado es increíble.
Es un plato bastante contundente que podréis ponerlo como plato único o de acompañamiento para un ligero segundo plato. Como siempre es orientativo, no todos tenemos el mismo fondo… Como no es una receta complicada adaptar las cantidades a vuestro gusto.

Necesitamos para 2 personas
  • 100 - 150 grs de coliflor
  • 150-175 grs de pasta
  • 4 dientes de ajo
  • 2- 3 guindillas cayenas
  • Queso parmesano
  • Aceite aromatizado de ajo, sal y pimienta negra

Empezamos
Cortamos la coliflor en ramilletes y la cocemos en abundante agua caliente. Podéis dejarla en el punto de cocción que más os guste. Para este plato nos gusta que quede más blandita que cuando la comemos hervida. Una vez en el punto de cocción que nos guste la sacamos a un escurridor.
En el mismo agua que hemos hervido la coliflor cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. Como con la coliflor a punto que guste en casa, en la nuestra ligeramente dura, al dente. La sacamos y la enfriamos bajo el grifo con agua fría para cortar la cocción.
En una sartén echamos un chorro de aceite y las guindillas y la ponemos a fuego medio. Cuando el aceite esté caliente y las guindillas se empiecen a dorar (ojo, que no se nos quemen)  añadimos el ajo pelado y triturado, es decir, pasado por un esprime-ajos. Nos gustan los ajos así porque se mezclan muy bien en le plato y dan sabor a todo el mismo.
El aceite aromatizado de ajo lo podemos comprar o podemos hacer el nuestro propio. Es muy sencillo, tenéis la receta en nuestro blog "Aceite aromatizado de albahaca, ajo y guindilla".
Cuando los ajos empiecen a tomar color retiramos la guindilla y añadimos la coliflor. Si preferís no encontrar trozos muy grandes la machacamos con ayuda de una cuchara de madera. Salteamos durante unos minutos e incorporamos la pasta, la sal y la pimienta negra.
Si nos gusta el picante podemos espolvorear un poco más de guindilla molida a la vez que echamos la pasta.
Pasta con coliflor 
Consejo
Para saber el punto de cocción de la coliflor, de vez en cuando pincha los tallos más gordos (que son los que más tardan en hacerse) y mirar si está a vuestro gusto.