lunes, 9 de septiembre de 2013

Mermelada de tomate con un toque de canela


Mermelada de tomate con un toque de canela

Acabando el verano y con una buena cantidad de tomates de nuestra cosecha en la despensa, hoy os traemos una receta dulce: mermelada de tomate con un toque de canela. Aunque la canela y los clavos que ponemos en la receta son opcionales, a nosotros nos parece que le da un gustito muy rico.
Necesitamos
2 kg de tomates maduros
800 grs de azúcar
Zumo de un limón
Una rama de canela
4-5 clavos de olor

Empezamos
Elaboración de la mermelada
Lavamos los tomates y los pelamos. Para ello les quitamos el “rabillo” y los hacemos un corte en forma de cruz en la base de los mismos.
Los introducimos en un recipiente con agua hirviendo durante 1 minuto, los justo para que la piel se les levante por el corte realizado.
Pasado este tiempo los sacamos y los metemos en otro recipiente con agua muy fría. Ahora que tenemos la piel de los tomates levantada se la podremos quitar fácilmente.
Troceamos los tomates, los ponemos en un recipiente junto con el azúcar y removemos.
Si disponemos de tiempo, los dejamos reposar durante al menos dos horas, para que los tomates vayan soltando su jugo y se vaya mezclando con el azúcar.
Ponemos los tomates, el zumo de limón, la rama de canela y los clavos en una olla o cazuela a fuego medio.
Dejamos que reduzca dando vueltas de vez en cuando teniendo cuidado de que no se nos pegue.
Tardará dos horas y media más o menos, sin prisa… si ves que pasado ese tiempo la mermelada está un poco líquida dejarla más tiempo al fuego. El tiempo dependerá de la cantidad de agua que tengan los tomates.
retiramos la rama de canela y los clavos y envasamos.
Como en la receta de mermelada de fresa, tendremos que decidir qué textura queremos para nuestra mermelada:
1.- Con tropezones: simplemente tenemos que machacar los trozos de tomate dentro de la olla.
2.- Tradicional: una vez retirada del fuego pasamos la mermelada por el pasapuré. De esta manera no quedarán trozos grandes.
3.- Fina y sin pepitas: primero pasamos la mermelada por el pasapuré y luego por el chino.
Envasado de la mermelada
Metemos la mermelada templada en tarros de vidrio bien limpios y secos, llenándolos casi hasta arriba.
Esterilización de las mermeladas
Si no vamos a consumir la mermelada de inmediato, conviene esterilizar los tarros hirviéndolos previamente.

Consejos
Como no somos excesivamente “dulces”, y aunque en numerosas recetas que hemos consultado la cantidad de azúcar es de 2 partes de tomate por 1 de azúcar, nosotros hemos optado por echar menos cantidad de azúcar. Ir probando hasta que obtengáis el puntos que os guste.