martes, 20 de septiembre de 2011

Albóndigas de bacalao


Albóndigas de bacalao

Receta fácil (como casi todas las que publicamos) y de éxito seguro. Podemos ponerlas como plato principal o como entrante o aperitivo.
No decepcionan… aunque es esta ocasión la fotos no hace justicia a la receta.

Para unas 20-24 albóndigas necesitamos
550-600 grs de bacalao (fresco, desalado o congelado). En esta ocasión utilizamos bacalao fresco.
125 grs de miga de pan
1 vaso de leche caliente
1 huevo
2 dientes de ajo
1 cucharada de perejil picado
2 cebolletas
2 vasos de caldo de pescado
1 vaso de vino blanco
Harina para rebozar
Aceite

Empezamos
1º Preparamos la mezcla
Llenamos un cazo con agua fría y metemos el bacalao. Lo ponemos al fuego y lo retiramos cuando empiece a hervir. Lo dejamos que escurra bien.
Calentamos la leche y la mezclamos en un bol con la miga de pan desmenuzada.
Si el bacalao tiene espinas y/o escamas se las quitamos. Lo mezclamos con la miga de pan, el ajo muy picado, el huevo y el perejil.
Si vemos que la masa no queda consistente para dar forma a las albóndigas podemos añadir un poco de pan rallado para darle cuerpo.
Probamos el punto de sal de la masa y rectificamos al gusto.
2º Freímos las albóndigas
Damos forma a las albóndigas, las enharinamos y las freímos en abundante aceite bien caliente, hasta que queden doradas.
3ª Hacemos la salsa
A fuego lento. En una cazuela baja ponemos unas 6-8 cucharadas del aceite que hemos utilizado para freír las albóndigas y pochamos la cebolleta hasta que quede blanda. Añadimos un cucharada de harina y, cuando esté un poco dorada, el caldo de pescado y el vino blanco. Removemos la salsa un poco, dejamos que se evapore el vino y la pasamos por la batidora.
Una vez bien triturada, la ponemos otra vez en la cazuela con un poco de perejil picado y dejamos que espese…, al gusto.
4ª Terminamos
Añadimos las albóndigas a la cazuela con la salsa caliente y dejamos todo a fuego suave unos 5 minutos más
Listo para comer.

Consejos
Para dar forma a las albóndigas podemos utilizar dos cucharas, pasando la masa de una cuchara a otra hasta que queden con forma redonda.
Si no tenemos caldo de pescado podemos aprovechar el agua en el que hemos cocido el bacalao.

La idea de esta receta
Basada en una receta de la “maestra” Simone Ortega. Como podéis intuir, y os hemos adelantado, no decepciona.


3 comentarios:

Los blogs de María dijo...

Ummm que ricassss

PUNTIYO dijo...

Yo las probé y estan riquisimas, lo de la foto tiene mejor solución.

KIKE Y CRICRI dijo...

María y Punti: tan ricas que nos importará repetirlas próximamente para hacer más fotos.