lunes, 13 de junio de 2011

Merluza rellena de jamón y queso con gambas


Hoy nos sentamos a comer un deliciosa merluza. No es complicada de hacer, aunque nos llevará un poco de tiempo.
Una de las cosas que más nos gusta de este plato es que se puede dejar preparado y terminar de hacerlo justo antes de comer, ideal para cuando tenemos invitados.

Necesitamos para 4 personas

Una merluza limpia, abierta por la mitad, de entre 1,5 y 2 kg
Jamón de York
Queso en lonchas
Gambas
Laurel
Aceite
Agua (medio litro)
Una cebolla pequeña
Un vaso pequeño de vino blanco
Pimienta negra en grano
Perejil
Harina y huevo para rebozar
Sal


Empezamos
1º Freír la merluza
Preparamos la merluza, que habremos pedido al pescader@ que nos la limpie, quitando las espinas y la cabeza, y nos la parta por la mitad (a lo largo). Si podéis decirle que os quite también la piel, si no lo tendréis que hacer vosotros en casa y es un poco engorroso (y para nosotros complicado).
Cortamos la merluza en trozos y los echamos sal. Sobre un trozo de merluza colocamos media loncha de jamón de york, una loncha de queso y la otra media loncha de jamón. Para terminar colocamos otro trozo de merluza encima.
Preparados todos los trozos los rebozamos en harina y huevo. Es importante enharinar bien la merluza, para que luego el queso no se salga mucho, y escurrir bien el huevo antes de meterla en la sartén.
Freímos los trozos de merluza en una sartén con abundante aceite bien caliente. No es necesario hacerlos mucho pues se acabarán de hacer en la salsa. Los reservamos en una fuente con papel absorbente.
2º Hacer la salsa
Pelamos las gambas, las cortamos en trozos si son un poco grandes y las reservamos.
En un cazo con agua echamos la espina de la merluza, media docena de las cabezas de las gambas que hemos pelado, unos granos de pimienta negra y una hoja de laurel. Dejamos cocer unos 20-30 minutos y colamos el caldo.
Por otro lado en una cazuela plana echamos un poco de aceite y la cebolla muy picada. Dejamos que se poche e incorporamos el caldo, el vino blanco y el perejil. Esperamos a que se reduzca un poco la salsa y se evapore el alcohol del vino.
3º “Rematamos la faena”
Un poco antes de sentarnos en la mesa, incorporamos los trozos de merluza a la cazuela con la salsa, echamos las gambas, tapamos y dejamos que se termine de hacer la merluza a fuego medio. Podemos calcular que estará hecha cuando las gambas también lo estén, unos 15 minutos, dependiendo del tamaño de la merluza.
Y… a la mesa que hay que comerla bien calentita.



En casa nos gusta acompañarlo con…
Esta vez lo hicimos con la ensalada de brotes tiernos, parmesano y bacón; previamente, mientras se terminaba de hacer la merluza, también nos comimos un rica tosta de pan de nueces con queso de cabra y mermelada de tomate. Aunque esto ya es otra receta que ya os contaremos en otra ocasión…

Consejos
Para que el relleno quede más jugoso se puede utilizar paleta cocida y queso en lonchas que sea cremoso.
Al freír la merluza, hacerlo poco a poco, mejor un trozo cada vez para que el aceite no se enfríe mucho; y andar con ojo que no todos los trozos de merluza tienen el mismo grosor y por lo tanto no necesita el mismo tiempo de fritura.
Para aquellos que nos somos amantes de encontrarnos trozos de cebolla en la comida: pasar la salsa por la batidora una vez que esté hecha y antes de incorporar la merluza.

La idea de esta receta
Probé por primera vez este plato cuando lo preparó un amigo para una “reunión” de amigas. Fue un día genial que rematamos por la noche cenando la merluza, de la que no quedó nada. Perfecto para coger fuerzas y continuar celebrando por la noche aquello que nos había reunido…

2 comentarios:

PUNTIYO dijo...

Sublime, chavales, damos fe.

KIKE Y CRICRI dijo...

La verdad es que tiene buena pinta y, como ya conoces, sabe aún mejor. Ya nos están llegando peticiones para que se la hagamos cuando vengan a visitarnos. Pero no hay problema, es una apuesta segura.