jueves, 3 de noviembre de 2011

Patatas meneadas

Patatas meneadas




Desde que tengo uso de razón recuerdo en todos los bares de Salamanca esta típica receta charra. Un plato de orígenes humildes, sencillo y barato, pero no por ello falto de carácter. Perfecto para estos meses fríos que se nos avecinan.

Para 4 personas necesitamos:
2 patatas medianas
2 lonchas de panceta
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
Cominos
Pimentón dulce
Aceite
Agua
Sal
Guindillas verdes o piparras (opcional)

Empezamos:
Cortamos la panceta en tiras y la freímos con tres cucharadas de aceite hasta que queden bien crujientes. La apartamos de la sartén cuando esté preparada y reservamos el aceite.

Por otro lado cortamos las patatas en trozos pequeños y las cocemos con el agua suficiente para cubrirlas junto con un chorro de aceite, una hoja de laurel , un diente de ajo y sal. Con 25-30 minutos bastará.

Al final de la cocción retiramos la mayoría del agua  y comenzamos, con una cuchara de madera, a machacar y menear las patatas hasta conseguir un puré más o menos informal.
En el aceite que nos sobró de freír la panceta sofreimos un diente de ajo cortado en láminas.
Cuando esté listo y haya aportado sabor lo retiramos y añadimos el pimentón y los granos de comino picado. En este momento es preciso que el aceite no esté muy caliente para que no se queme el pimentón. Removemos brevemente e incorporamos la mezcla sobre el puré para seguir meneando un rato más y mezclar todo.

Servimos caliente y acompañado, en el mismo plato, con la panceta y las piparras.

Consejo:
La textura que más os guste la tenéis que calcular entre el agua que se aparta de las patatas y el aceite que hay en la sartén. Tened en cuenta que una panceta con mucha grasa la va a soltar en el aceite al freírla.
Si os gustan los platos picantes podéis sustituir la mitad del pimentón dulce por uno picante.

3 comentarios:

Los blogs de María dijo...

Ummm se ve bien ricas, nuna las he comido

KIKE Y CRICRI dijo...

Ricas y fáciles de preparar... anímate Maria

PUNTIYO dijo...

Plato tan genial como contundente, particularmente me entusiasma, ya lo sabéis.